martes, 24 de febrero de 2009

La ocasión la pintan calva

Históricamente en todas y cada una de las sociedades han existido tres fuerzas o pilares que han mantenido una dificil coexistencia dado que el objetivo último de todos ellos era monopolizar los mecanismos de poder.
La monarquía/gobierno, la Iglesia y el Ejército desarrollaron en el pasado toda su influencia e invirtieron su tiempo en desarrollar estrategias que los aproximaran a dirigir las riendas de los estados, para servirse de los resortes de poder y ver así satisfechos sus intereses.

En España y tras un convulso siglo XIX y XX donde había sido el Ejército el responsable de los cambios bruscos de las estructuras estatales, la Constitución de 1978 fraguó nuevos tiempos amparados en el consenso y la reconciliación nacional a la que jamás se había brindado la oportunidad como medida real para resolver los graves problemas que sufría nuestro país.
Hoy tres décadas después podemos decir que los otrora poderes fácticos se encuentran en horas bajas y su lugar lo han ocupado otros estamentos menos institucionalizados pero que llegan a ser más efectivos que los anteriores.
Para muestra tenemos la que fue noticia de ayer: La dimisión del ministro de Justicia, Mariano Fernánez Bermejo.
El poder PRISA posee desde ayer la cabeza del ya ex-ministro en su vitrina personal de trofeos. Ni la oposición en bloque demandando la dimisión, ni el escándalo de la cacería conjunta con Garzón, ni la huelga de jueces, ninguno de estos argumentos fue lo suficientemente sólido como para precipitar el cese del ministro. Únicamente la actuación estelar del rotativo fetiche del emporio del difunto Polanco pudo obrar el milagro con la noticia que Bermejo no tenía licencia de caza en Andalucía.
Pero a nadie se le debe escapar que ni antes ni ahora jamás se ha dado la circunstancia que los poderes actuaran por sí mismos. Nunca se dio una conspiración sin que al menos dos de los estamentos estuvieran deacuerdo en llevarlo a cabo. ¿Alguien puede pensar que Zapatero no tenía constancia de las informaciones que desde El País se filtrarían sobre las condiciones en que realizó la montería el ex-ministro? es más, me atrevo a decir ¿publica este medio alguna información sin que previamente supere los "controles de calidad" de la calle Ferraz? La duda ofende.

En este cúmulo de casualidades que conforme se van conociendo más datos se tornan en causalidades, resulta bastante sospechoso que la dimisión se haga efectiva el mismo día que Zapatero acudía a una entrevista en A-3 donde el tema principal iba a ser la omnipresente crisis económica.
Y sin olvidar los comicios autonómicos en Galicia y Euskadi... la ocasión la pintan calva.

5 comentarios:

El Españoleto dijo...

Se me hace ciertamente difícil imaginarme al Difunto Polanco apareciéndose cual espectro a su hijo y demás colaboradores para decirles que es lo que tienen que hacer, aunque como novela de terror, es pánico el que me da, jajaja....

Lo de PRISA ha sido y será siempre el poder en la sombra, tanto con un partido como con el otro. La derecha boba e imbécil, quiso acercarse al "líder" mediático, cuando lo que tenía que haber hecho es crearse sus propios medios de comunicación afines y voceros, como la izquierda.

Lo del Hijo del Falangista de Murcia, ha sido un cese fulminante, porque un tiparraco tan ególatra, prepotente y necio no asume su culpa, sino que la escupe a los demás.

Caballero ZP dijo...

Coincido contigo en todo lo que dices, solo añadiría el factor elecciones, que hacia insostenible que ante tanto delito no se hiciese nada.
Saludos

Natalia Pastor dijo...

La situación era insostenible:no ya por la conspiración a tres bandas Ministro-Garzón-PRISA,que les da igual, si no por la imagen de nuevos señoritos feudales que se marca esta caterva en cuanto tienen ocasión,con unas elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina.
Por lo menos,este estalinista impresentable ya es parte del recuerdo tenebroso.
Algo es algo.

Alawen dijo...

Yo también creo que la defenestración de Bermejo se debe a todas esas causas. Ante la posibilidad de verse salpicado por la mala imagen que estaba dando el Cazador de ley, ZP ha optado por lo más obvio, por lo que suele hacer siempre en estos casos: quitarlo de enmedio.
Un saludo

Jose A. Jimenez dijo...

Coincido con los compañeros,era ya insostenible la situacion del fascista de la ley,y se lo han ventilado.
Lo peor es que me da la impresion que viene un problema mas "gordo".
Saludos