miércoles, 14 de enero de 2009

En el punto de partida

Buceando por las interminables hemerotecas de internet he hallado unos datos que deberían hacernos reflexionar a propósito de la capacidad de gestión del partido en el gobierno.

Tal día como hoy de hace 25 años, en 1984, eran publicados los datos de desempleo. Hacía dos años que Felipe González se había hecho con las riendas del gobierno de España por mayoría absoluta merced a promesas como la de los 800.000 puestos de trabajo de nueva creación. Los gráficos de la época arrojaban unas cifras muy distintas al discurso utópico del socialismo felipista.

En 1982, en los últimos meses de la malograda UCD-CDS, el paro en España se situaba en el 16,61% en un país que vivía pendiente de la culminación del proceso de transición política.

El mes de octubre trajo aires renovados gracias al entusiasmo y capacidad de convicción del PSOE y su carismático líder. "Hay que cambiar, los aires de una España maltratada; abramos las ventanas a un nuevo día. España se merece nuestra esperanza". Así rezaba el estribillo del himno empleado en la campaña de aquellas elecciones que llevaba al gobierno por primera vez a la izquierda en la recientemente instaurada democracia en nuestro país.

Tan sólo un año después de aquella histórica victoria las cifras empezaban a desmontar el discurso progresista. El paro iniciaba una escalada imparable que en 1983 ya se situaba un punto y medio por encima del saldo que recibieran los socialistas en 1982, para dispararse y llegar a sobrepasar el 20% un año después.

Fue hace 25 años cuando la cifra de desempleados se encontraba en el 21,1% y sin indicios fiables que animaran al optimismo. Una situación que lejos de mejorar en los años subsiguientes fue empeorando y el partido socialista no logró atajar el problema de raíz, enquistando esta lacra durante sus largos 14 años de gestión, dejando en 1996 a los españoles en una precaria situación con una tasa de 22% de parados, la quiebra de la Seguridad Social y un déficit que situó a nuestro país a los ojos del mundo como un apéndice más allende los mares de las repúblicas bananeras corruptas del tercer mundo.

Echando la vista atrás y observando la realidad que nos rodea hoy día, compruebo con temor como la situación se viene repitiendo avanzando hacia ese demoledor pasado. Los mejores pronósticos ya auguran que finalizaremos este 2009 con una tasa próxima al 20%, así que os podeis imaginar lo que vaticinan los gurús económicos más catastrofistas que no me atrevo ni a citar. Zapatero y el PSOE han creado un monstruo de proporciones todavía insospechadas que no pueden atajar aprendiendo economía por fascículos dos tardes a la semana, ni situando al frente del departamento económico al mismo ministro que nos condujo a la ruina total la década pasada.
Yo no viví esa situación de primera mano pues era muy pequeño en aquellas fechas, pero imagino que todas aquellas personas que les tocó sufrir aquella situación convivirán hoy con un dejavu constante.

Las generaciones posteriores como la mía, en general no conocen esta forma de gestionar del partido socialista. Son temas poco menos que tabús en nuestra sociedad; la desmemoria es como un cáncer que va minando la salud de la población, porque la vuelve autómata, destruye su criterio y contribuye a aborregar sus mentes.

Y aquella sociedad que olvida el pasado está condenada irremediablemente a repetirlo.


4 comentarios:

Caballero ZP dijo...

Qué bueno es el recordar y mirar hacia atrás, ellos como ya sabes lo achacan a ciclos, ciclos que curiosamente siempre les tocan a ellos.
Sin duda no hay quien se trague que no son los responsables de todo lo que sucede.
Saludos

Natalia Pastor dijo...

Es que vamos hacia la misma situación,hacia el precipicio,como cuando llegó Aznar y no había dinero para pagar las pensiones y la Seguridad Social en quiebra,en ese "más difícil" todavía de Solbes,consitente en hundir un país en dos ocasiones.
Con estos datos, y sin temor a equivocarnos, estaremos hablando de una caida de empleo cifrada en los 4.0oo parados diarios(con un diferencial más o menos del 0,5%), lo que nos da cifras por encima de los 110.000 parados mensuales, y una tasa del paro en torno al 18% a final de diciembre.
Lo comprabaremos muy pronto, cuando veamos a primero del mes que viene las cifras de este Enero que será quien marque la pauta.

Lázaro dijo...

Yo era universitario en aquellos años. Y tuve suerte, porque pude encontrar un trabajo que me permitió costearme los estudios. Pero cuando acabé la carrera, año 88, no había nada. Ni de lo mío ni en fábricas ni nada de nada. Seguí con mi precario trabajo estudiantil hasta que conseguí aprobar unas oposiciones. Curiosamente, en el año 96. Me jodió aquella famosa congelación, pero no hice huelga. Para mí tener el trabajo deseado que hubiera pagado por conservarlo. Cómo para hacer huelgas. Como dicen los socialistas, quizás sea cuestión de ciclos: cada vez que les toque a ellos gobernar, el honesto currela échese a temblar.

Soliman el magnífico dijo...

Por aquí decimos: "socialista, hambre a la vista", jeje.

Un saludo. ;)