viernes, 23 de enero de 2009

No hay dos sin tres

Si atendemos al aluvión de cifras, datos, análisis y declaraciones de un lado y otro parece que la crisis económica que padece nuestro país deja en pañales al propio crack, que en un lejano ya 1929 ocasionara la mayor catarsis financiera que se recuerda.

Resulta curioso comprobar como nuestro ejecutivo socialista ha variado su discurso desde la negación absoluta, pasando de puntillas sobre la acepción para definir la situación, finalizando con un reconocimiento explícito del drama, responsabilizando eso sí a la metrópoli económica yanqui y al ya ex-presidente George W. Bush de hacernos padecer estos aciagos días.

Sin embargo el tan esperado juramento presidencial de Obama parece haber desmontado ese discurso antiamericano que tanta rentabilidad le ha venido sacando el PSOE en los últimos años. Y he aquí que en cualquier otra nación o estado del orbe que se precie, el gobierno andaría enfrascado en intentar utilizar todos los resortes a su alcance para librar al país del fantasma de esta crisis exterminadora de riqueza, empleo y bienestar. Sin embargo España rema contracorriente y una vez más sale a relucir la característica quizá más oculta del gobierno socialista; esta es, su ineficacia.

Hace escasos días era Pedro Solbes quién admitía que la situación se había escapado al control del gobierno y que el márgen de maniobra del ejecutivo para afrontarla había expirado. ¿A alquien le extraña este extremo? Cabría recordar que hace catorce años -cuando un agonizante PSOE luchaba por conservar el control de un gobierno desbordado por los casos de corrupción, de terrorismo de Estado, de prevaricación y las costureras no daban a basto a confeccionar los pijamas de rayas para los ministros y altos cargos socialistas-, el ministro Solbes que igualmente detentaba la cartera económica advertía a las familias españolas que más pronto que tarde acudieran raudos a firmar un plan de pensiones privado, dado el elevado déficit que había dejado en situación de quiebra técnica a la Seguridad Social.

Si hace una década la capacidad de previsión y eficiencia gestora del alicantino Solbes dejaba mucho que desear, hoy con quince años más, las facultades de nuestro faro económico se hallan seriamente perjudicadas y nuestra nave se dirige irremediablemente hacia los acantilados de la recesión.

Y dado que la ocasión la pintan calva -y no está en mi ánimo chotearme del ministro Sebastián-, ha sido el mencionado titular de industria quién ha aprovechado esa circunstancia para dejar boquiabierta a la concurrencia con una propuesta de las suyas.

Naturalmente a nadie se le escapa la soterrada animadversión existente entre Solbes y Sebastián justificada en esa pugna constante por controlar la cartera económica que Zapatero estimó concederle al alicantino en detrimento de su "profe" Miguel; si, el de "José Luis, esto te lo enseño yo en dos tardes de clases de economía".

Ahora era el momento de otra de esas sentencias del profesor Sebastián que posee en su haber la obtención de los peores resultados para los socialistas en la capital de España con él como cabeza de cartel; tras las bombillas y el plan VIVE -que bien podría denominarse de "los 300", porque ese fue el número de vehículos que se adscribió al mismo, dejando la idea más tiesa que los hóplitas helénicos-, ahora la recomendación del ministro es la de consumir productos españoles en detrimento de otros de fuera de nuestra fronteras. Se nota su carácter universitario, ahí sentando cátedra.

Fenomenal el análisis y la recomendación de un ministro de Industria y de Turismo, dos pilares fundamentales de nuestro país. Uno que aglutina a las diferentes empresas y multinacionales de signo hispano y foráneo, suponiendo estas últimas el 19% del total de la riqueza que disfrutamos entre beneficios directos (empleos) e indirectos. El turismo extranjero supone el puntal económico fundamental para el conjunto de la nación y el medio casi exclusivo de subsistencia para muchas regiones y enclaves de nuestra geografía.

Se imaginan ustedes que ante este despropósito del Sr. Sebastian, ¿todos los países hicieran lo mismo? Es decir, realizaran un llamamiento al consumo interno y se replegaran en torno a sus fronteras. ¿Que pasaría por poner un ejemplo con los más de 5.000 trabajadores de la Ford de Almussafes? ¿Y los 1.500 de Altadis en Alicante? ¿Y los miles y miles de trabajadores a los que la instalación de estas empresas en España da ocupación y un sueldo a fin de mes si sus respectivos países decidieran rescindir los contratos ante la caída del consumo de sus productos?

Pasaría que nos encaminaríamos hacia un escenario de aislacionismo comercial; precisamente un sistema autocrático muy similar al que en los tiempos de la posguerra en España implantaran los rigores de la dictadura de Franco.

Pero como los desatinos de este gobierno nunca vienen huérfanos faltaba el tercero en liza, esta vez de la mano del mismo Zapatero: "Yo opto por los productos ibéricos".

Unas declaraciones realizadas durante la primera jornada de la cumbre hispano-lusa que estos días entretiene a nuestro presidente en Zamora. En un intento -interpreto generosamente- por congraciarse con el primer ministro portugués con lo de "ibéricos", ha evidenciado una vez más ese desprecio constante a la palabra "España" y "español" al referirse a nuestra producción nacional. Esa falta de tacto ha ido acompañada de una ignorancia supina en cuanto a la terminología geográfica de nuestras fronteras que no se circunscriben exclusivamente a la península ibérica. Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla, ¿que son? ¿el extrarradio?

En esta triste realidad de despropósito tras despropósito en que nos mantiene sumidos el ejecutivo socialista, sólo me atrevo a hacerle una recomendación a Zapatero; que busque en el diccionario el significado de la expresión "plus ultra" -si esa que aparece en el escudo español del que usted tanto reniega- porque quizá en un futuro no muy lejano le haga falta.


4 comentarios:

El Españoleto dijo...

El socialismo español, dando muestras de lo que ha sido y siempre será, una pandilla de ineptos y cescerebrados, que gustan poco de la libertad y la democracia. Y el pueblo español, como siempre, dando muestras de ser un poco desmemoriado.

Poca solución tiene este tema.

Jose A. Jimenez dijo...

Como bien dice EL ESPAÑOLETO,por desgracia el peblo Español es un desmemoriado.
Noticia publicada el 05-01-2008
*El PSOE dice ahora que el deterioro económico de España es culpa de la Guerra de Irak (Garrido argumenta que la Guerra de Irak ha provocado el alza del petróleo lo que ha derivado en un espectacular incremento de precios en España).

Noticia publicada el 15-01-2009
*El PSOE dice ahora que el IPC ha caído gracias a las medidas del Gobierno.
La secretaria de Vivienda y portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Inmaculada Rodríguez-Piñero, no ha dudado en asegurar este jueves que el descenso de la tasa interanual de inflación al 1,4% en diciembre y la bajadas de las hipotecas es consecuencia de las medidas puestas en marcha "por el Gobierno" y así, la economía española "empieza a responder" y a "atenuar en la medida de lo posible" el impacto de la crisis.).

Y ya para que hablar de las memeces,que ha largado por su boca la vice,sobre el paro.
REPITO COMO DICE EL ESPAÑOLETO SOMOS UNOS DESMEMORIADOS.

Anónimo dijo...

Defender el régimen nazisionista de Israel como hace el dueño de este blog da una idea de lo desarrolladas que están las ideas nazifacistas en el seno de la derecha carpetovetónica del PP.

Lo mejor de todo es que esta gente se muestra tal y como son.

Sin aditivos ni conservantes ni colorantes.

Derecha pura y dura.

Con semejante género lógico que el PSOE siga ganando las elecciones.

Aun hay muchas personas de derechas que viendo lo radical e intransigente que se ha vuelto la derecha neofranquista prefieren por votar al PSOE, un auténtico partido de derecha centrista.

Tanto españolismo y fascismo nos hará volver al antiguo régimen que es lo que quieren los neofachas como Soliman.

Salud y República.

Soliman el magnífico dijo...

El dueño de este blog apoyará siempre de forma unívoca a las democracias de fuera de nuestras fronteras en su lucha contra el terrorismo.

Establecer una identificación de Palestina con las reivindicaciones integristas de HAMAS para arremeter contra Israel, hace flaco favor a la causa del pueblo filisteo. Ello me parece además de un insulto a la inteligencia, la peor forma de intentar recuperar el rédito político que el ala más escorada a la izquierda perdisteis en las últimas elecciones generales quedando relegados a una minoría residual de dos diputados.

Casualmente esa es la tendencia que sigue el PCE y Izquierda Unida en todos y cada uno de los comicios a los que se presenta. Mera presencia testimonial o desaparecer del mapa político como en mi pueblo.
Esos discursos incendiarios, ese ansia por criminalizar todo lo que no comulgue con los postulados del Stalinismo y esa enfermizo argumentario de guerra frío os han llevado donde estais por demérito propio.

Seguid así y vuestras siglas quedarán relegadas a un mal sueño de las hemerotecas del siglo XX.

Saluda de mi parte a los del taxi, querido Varón y recuerda que menospreciar al rival como tú haces sólo repercute negativamente en tu credibilidad, que hoy por hoy es nula. ;)